domingo, 19 de marzo de 2017

Callos en los pies, eliminalos naturalmente con estos tips


¿ Qué son los callos? 

Los callos o La hiperqueratosis son durezas que aparecen por lo general en los dedos y otras áreas de los pies. Este problema se produce cuando se aplica demasiada fricción o presión a los pies o manos, lo cual crea un mecanismo de defensa con el que la piel se protege contra la formación de ampollas o úlceras que pueden ser de tipo infecciosas. Aunque en un principio los callos no generan ninguna dolencia o molestia, con el paso del tiempo se pueden volver dolorosos dificultando las caminatas o diferentes actividades diarias.

Muchas personas cometen el grave error de intentar arrancar o rebanar los callos para reducir esa fea apariencia de piel reseca y gruesa. Sin embargo, esto puede ser muy doloroso y puede dar lugar a infecciones que pueden hacer el problema más grave. Es por esta razón que debemos buscar otras alternativas para acabar con los callos y ser muy pacientes en el proceso de eliminación.

¿Como eliminar los callos en los pies? 

Lo primero que debes hacer para prevenir y eliminar los callos es remplazar el calzado que está produciendo esta molestia en tus pies. A menudo el calzado demasiado ajustado, especialmente en las puntas, hace que se forme este tipo de lesión por lo que, si no se cambia, será difícil eliminarlos por completo. En lo posible se debe utilizar un calzado cómodo y que permita el flujo de aire. Así mismo, se debe procurar usar calcetines cuando se utilice calzado cerrado.

Tipos de callos en los pies 


Callos duros: Son los más comunes de todos, suelen aparecer donde hay durezas y destacan por su reducido tamaño (parecen guisantes). Además, pueden deberse a un mal estado de los pies o los dedos, o bien como consecuencia al uso de un tipo de calzado demasiado apretado.

Callos suaves: Este tipo de callo se desarrolla de una forma similar a la anterior. Destacan por tener una textura blanca y elástica y tienden a aparecer entre los dedos, especialmente en aquellas zonas de la piel más húmedas debido al sudor o a un mal proceso de secado. Eso sí, lo que no cambia es que son también muy dolorosos. El principal culpable de que surjan estos callos suele ser un tipo de calzado que presiona los dedos unos con otros.

Callos con forma de grano: Son unos callos diminutos y exentos de dolor que pueden aparecer de manera individual o en grupos en la base del pie. Surgen por una falta de hidratación.

Callos vasculares: Por otra parte, los callos vasculares suelen ser tan grandes que muchas veces son confundidos con los vasos capilares de las capas dérmicas de la piel. Pueden ser muy dolorosos y hacer que sangres.


Callos fibrosos: Los callos fibrosos son los más graves de todos, siendo el resultado de un mal tratamiento. Destacan por enredarse en las fibras colágenas de las capas dérmicas de la piel y por su profunda conexión con el tejido capilar. Pueden ser muy dolorosos y necesitan un tratamiento profesional.


Tratamientos para los callos en los pies 

Mantener la piel de los pies limpia y seca en todo momento. Si eres de los que sufre sudoración en los pies, no olvides utilizar un antitranspirante y calcetines.

aquí unos tips para mantener unos pies sanos 

Después de un día difícil prepara un baño para  tus pies con un poco de agua caliente con jabón líquido. Déjalos en remojo 10 minutos y sentirás alivio.

Otra forma de ablandar y eliminar los callos naturalmente es utilizando las propiedades del tomate. Este ingrediente ayudará a ablandar la dureza y facilitará la eliminación del callo.
Lo único que debes hacer es extraer la pulpa de tomate y aplicarla directamente sobre el área afectada. Posteriormente cubre con un vendaje y deja que actúe toda la noche. Repite el tratamiento a diario, antes de ir a dormir.

Este tratamiento ayuda a eliminar las bacterias y células muertas que puede haber acumuladas en el callo. El limón y la cebolla ayudan a limpiar profundamente la piel para ablandarla, mientras que la sal ayuda a exfoliarla naturalmente.

Simplemente corta una rodaja de cebolla y agrégale por encima unas gotas de jugo de limón y sal. Cúbrelo con una venda o adhesivo para que sujete el callo toda la noche y repite el procedimiento todos los días.





Un producto tan económico y fácil de adquirir como el bicarbonato de sodio también es ideal para eliminar los molestos y dolorosos callos.

Simplemente debes disolver 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en agua tibia y remojar allí los pies durante 30 minutos.












Este tratamiento de limón y ajo ayuda a eliminar las células muertas acumuladas en el callo, al tiempo que lo ablanda para facilitar su eliminación.


Lo único que debes hacer es mezclar una cucharadita de manzanilla seca con jugo de limón y un diente de ajo machacado. Se aplica este tratamiento en la zona afectada, se deja actuar 20 minutos y se retira con agua tibia.




Cualquiera de estos consejos son de uso cosmético, si tus callos presentan una anomalía distinta deberás ir a un especialista del área como un podologo para que los trate. 

si quieres ver mas consejos sobre  salud, moda y belleza entra en nuestro canal de youtube  y no olvides suscribirte y compartir esta información. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos