viernes, 10 de marzo de 2017

ARCANO IXX EL SOL- CAMINOS DE CONOCIMIENTO (TAROT)

Esta carta esta relacionada con el asiento del alma y con la eternidad, viene representada por el Sol, que preside la carta con sus potentes rayos iluminándonos. Hay una pareja de niños semidesnudos que están abrazados como si danzasen, recuerdan a los dos personajes encadenados al pedestal del Diablo del arcano XV, pero mientras que éstos estaban desnudos bajo un tocado diabólico, los gemelos solares tienen un taparrabos azul, como si, en la luz, hubiesen tomado ya conciencia de su diferencia. Se ha querido ver en uno al espíritu, o los dos principios opuestos y complementarios, a la vez, de lo activo y lo pasivo. Se trata de la razón, lo masculino, el azufre de los alquimistas, unida al sentimiento, lo femenino, el mercurio, triunfante a la luz de la verdad y de la claridad. Ambos reciben el influjo y el calor del los rayos del Sol.  El Sol muestra su poder, puesto que es el rey de los astros e ilumina todo aquello que está bañado por sus rayos, trayendo cosas positivas: vida, amor, felicidad. La desnudez significa la pureza, la claridad y transparencia. Se cree que viene representado por 2 niños en lugar de 2 adultos para representar la inocencia. Al ser niños, también se interpreta como amistad, reconciliación entre dos amigos. Cuando la luz del Sol, es decir, la presencia divina, haya redimido a todos los hombres, estos podrán volver a apropiarse de su integridad: la coincidencia de los opuestos y del paraíso perdido, donde no se conoce carencia. El Sol enriquece con una perpetua lluvia de oro a la pareja abrazada: el oro filosófico de la alquimia, el oro del espíritu, que es la riqueza suprema.






 El arcano del Sol debe estudiarse en contraposición con su complemento: la Luna; puesto que allí hay cambio y apariencia, aquí está lo fijo, todo lo que es estable y constante, la sustancia de las cosas. La carta del Sol hace alusión también, al trabajo que hacemos como individuos y destaca la importancia del trabajo en sí mismo. Sin trabajo, la gente se desanima, se deprime, pierde interés. La moral está directamente relacionada con la productividad. Cuanto más productiva se siente una persona, más alta tiene la moral. El Sol es vida, energía, vitalidad, ego y deseo de alcanzar. La carta del Sol significa liberación y nuevos comienzos. El Sol es la fuente de nuestro poder. De la misma manera que el calor del sol produce una reacción química en el proceso de maduración de la fruta, algo nuevo y diferente madura en la naturaleza del hombre. El fénix se quema, pero de sus cenizas renace una nueva ave majestuosa que asciende hasta el cielo. La luz de la conciencia penetra y purifica todos los aspectos de nuestra existencia. En la Cabalística: Se asocia con la letra coph, con el Sol , con el signo de Géminis y con el número 100. Esotéricamente: La asocian con Piscis. El 19 (19=1+9=10, 1+0= 1) Es del elemento Fuego y la estación del Invierno. En numerología: representa al número 19: Es el equilibrio, la perfección. Es el sol, el oro y la piedra filosofal. El Sol es una carta de consecución de nuestros proyectos. La buena suerte alumbra nuestro destino y en los próximos pasos estaremos iluminados por la luz que bendice nuestro camino. El Sol alerta sobre proyectos exitosos, la firma de acuerdos profesionales muy favorables a nuestros intereses. También es una carta que se refiere a la felicidad conyugal. La relación con nuestra pareja funcionará mucho mejor que ahora. Puede referirse a niños y a la felicidad con y gracias a ellos. Un tiempo positivo se presenta ante nosotros. El Sol nos sonríe, no debemos tener miedo. Finalmente, puede referirse a la salida de un tiempo de oscuridad, recuperación exultante tras unos momentos que podemos considerar negativos. Puede referirse simplemente a un viaje a un lugar con mucho Sol, tal vez unas vacaciones en la playa.


Lo gemelos, símbolo de la eternidad de pie, dan la espalda a un muro, hecho de cinco hileras de piedras, amarillo como el suelo, pero cuyo reborde superior, al nivel de la cintura de los dos personajes, es rojo. Él marca el límite de su dominio. Ese muro, sobre el cual el reborde rojo pone la marca del espíritu, se detiene a media altura de los gemelos, como si el hombre que ha sido precipitado ya desde una torre mucho más alta, hubiese asumido al fin, bajo la claridad solar, la medida exacta de sí mismo y de sus posibilidades. Pues el sol nos muestra, después de todas las ilusiones, la realidad, la verdad de nosotros mismos y del mundo. Después de haber recibido de él la iluminación tanto material como espiritual, podremos afrontar el Juicio, veinteavo arcano mayor. El sol aguza la conciencia de los límites, es la luz del conocimiento y el foco de energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos