lunes, 23 de mayo de 2016

ARCANO "10" LA RUEDA DE LA FORTUNA- CAMINOS DE CONOCIMIENTO

La carta está representada por una rueda de 6 radios, con un conejo que sube por la derecha y un mono que baja por la izquierda. La Rueda de la Fortuna representa la rueda de la Eternidad, sin principio ni fin. 




Es el símbolo de la transformación. El mono tiene las manos atadas y simboliza a las personas que se dejan llevar por el destino. El conejo en cambio, sube astutamente y no se deja confundir. A la derecha hay una manivela, que no se puede ver del todo y que significa que un ser supremo es quien maneja los hilos del destino de las personas. El suelo arado bajo la Rueda de la Fortuna, significa, que cada cual debe plantar su simiente del propio destino. En lo alto de la Rueda, se encuentra una figura con corona, que representa a los que sí saben moverse y dirigir su destino. Para algunos esta figura representa al diablo. 



Esta es una carta dinámica, con movimiento, indica rapidez en la consecución de eventos y sorpresas traídas por el destino.

  • En la cabalística: La asocia con la letra Yoth,  el signo de Capricornio, el planeta Saturno y el número 10.
  • Esotéricamente: La asocian con Virgo. Con el elemento Tierra y con el Otoño.
  • En numerología representa al número 10: (1+2+3+4) = la totalidad del cosmos, ya que (1 es Dios, 2 es la materia, 3 es el mundo físico y 4 es la reproducción).

 
La Rueda de la Fortuna generalmente representa el vaivén de la vida, el Destino y el Karma. En el Tarot Mítico, por ejemplo, es representada por las Moiras.

El Símbolo solar, es la rueda de los nacimientos y de las muertes sucesivas a través del cosmos; es, en el plano humano, la inestabilidad permanente y el perpetuo retorno. Ese movimiento que tan pronto eleva como abate es el movimiento mismo de la Justicia que quiere mantener el equilibrio en todos los planos y no duda en atemperar por la destrucción y la muerte el triunfo de las realizaciones creadoras. Se puede ver también, en estos seres de figuras animales, que giran alrededor de la rueda de las existencias, la ley de renacimientos que se impone, en numerosas tradiciones, a quienes no han dominado sus deseos carnales. Se verá también en la bajada y en la subida una ley de alternancia, e incluso de compensación, en la que se suceden sin tregua éxitos y reveses, nacimientos y muertes.
Lo que se quiere expresar es que la simbología de esta Clave hace referencia al movimiento rotatorio inicial en la vasta extensión de la substancia raíz del universo que los ocultistas llaman Luz Ilimitada. Diferenciaciones en este movimiento primario originan todos los cambios en cada plano. El título hace referencia a la atribución de los pares de opuestos “Riqueza y Pobreza“. A esta Clave le atribuye la Inteligencia Recompensadora.

Los emblemas Querúbicos (Toro, León, Aguila y Hombre) son los Querubines mencionados en Ezequiel y en la Revelación. Representan los cuatro signos fijos del zodíaco. La rueda misma es símbolo del ciclo completo de expresión cósmica. La serpiente amarilla, cuyo movimiento sugiere vibración, representa la involución de la energía cósmica radiante, dentro de la materia. Hermanubis, con cabeza de chacal, representa la evolución de la conciencia desde las formas inferiores a las superiores. Finalmente, la Esfinge tipifica al Yo real del Hombre, habiendo terminado su jornada evolutiva en este ciclo de manifestación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos