miércoles, 6 de abril de 2016

ES POSIBLE QUE TU BEBE DEJE EL PAÑAL EN TRES DÍAS!!!

Nos hemos preguntado en que momento debemos enseñar  a nuestros hijos a utilizar el orinal,  y  dejar los pañales definitivamente. Algo que, por supuesto, los niños acaban asumiendo, pero a veces puede costar más trabajo del que cabía pensar.  Existen muchas recomendaciones y distintos métodos, pero al final ninguno termina siendo exacto, porque todo dependerá de cuando el niño esté preparado y de cómo vaya reaccionando al proceso.

Según especialistas en la materia "neurológicamente los niños suelen estar preparados para dejar el pañal entre los dos y los tres años de edad, algunos incluso antes, y otros después. Normalmente pueden controlar las heces fecales hacia los dos años, y el orine diurno entre los dos años y medio y los tres años, y el orine nocturno puede tardar un poco más".

De acuerdo con Lora Jensen, autora del libro 3 Day Potty Training, la clave podría residir en el método que vamos a enseñarles a continuación, que promete ser efectivo en tan solo 3 días, a tiempo completo eso sí, solo cuando el niño esté preparado y no lo hagamos de manera impositiva. Veamos en qué consiste:



  1. Cuando el niño se despierte por la mañana, cámbiale el pañal mojado y dile que lo tire él mismo a la basura mientras se despide diciéndole “adiós”.
  2. Ponle una camiseta de gran tamaño que le llegue por las rodillas y dile que ya no hay pañales para recoger el pipí o la caca, por lo que a partir de ahora tendrá que hacerlo en el orinal.
  3. Durante el desayuno dale una bebida extra. A continuación acompáñale al baño. Este debería ser un viaje exitoso después del exceso de líquidos


La mejor parte de todas: deberás estar con él tres días seguidos sin salir de casa, por lo que prepárate para un sin fin de actividades como jugar, leer, colorear y ver dibujos animados



Recuerda que el niño siempre debe tener un biberón de agua siempre a su alcance. Deberás acompañarle a su orinal cada 15 minutos durante todo el día, en el transcurso de los tres que dura el método.

  • Corta los aperitivos y los líquidos después de la cena

  • Asegúrate de que el niño haga una última visita al baño antes de acostarle
  • Despiértale a mitad de la noche para orinar. Sí, eso significa que tendrás que programar una alarma



Repite todo el proceso durante los dos próximos días

Cada vez que vuestro hijo vaya al baño con éxito, asegúrate de premiárselo con un juguete barato. Aquí debéis utilizar vuestro propio juicio, sobre aquello que puede funcionar mejor como premio o lo que es más adecuado

Asegúrate de poner una alfombra de baño o una toalla debajo del orinal, por si sucediese algún accidente

Si fuera el caso, no reacciones ni te molestes. Tan solo limítate a limpiarlo




Si no te gusta este método…
Al igual que existen varios métodos con diversidad de opiniones para conseguir que nuestros hijos se duerman, también existen otras alternativas para enseñarles a hacer sus necesidades sin necesidad de pañales. Si no te convence el método de Lora Jensen, basado en un entrenamiento con estrictas reglas a seguir y limitado en el tiempo, siempre puedes utilizar esta otra metodología inspirada en las enseñanzas de Montessori, de la mano de la autora y experta en la materia Sarah Moudry.

Llamado Toilet Awareness, este método tiene que ver con que el niño adquiera conciencia sobre las funciones de su propio cuerpo y empiece a comprender sus necesidades, sin tener que enseñarle un recipiente vacío que tendrá que cargar de contenido. Se trata de guiar al niño en el proceso de aprendizaje hasta que esté listo para ser completamente independiente, del mismo modo que cuando se les enseña a comer o a vestirse solo. En este caso, eso se consigue dándole la oportunidad constante de acceder a un baño, y que tenga todo lo que necesita a mano.



Fisiológicamente, los niños no están listos para controlar sus esfínteres hasta que empiezan a caminar, siendo una de las señales que indican que sus músculos ya están preparados. Por eso suele decirse que existe un “período sensible” entre los 12 y los 18 meses -la edad en que la mayoría dan sus primeros pasos- para empezar con el método, ya que se cree que es una buena idea aprovechar esta oportunidad para que ellos sepan cuál es nuestra expectativa con respecto al uso del baño.

La experta Sarah Moudry cuenta que empezó a exponer a sus hijos al inodoro entre las 6 y 10 semanas de vida. Cada vez que les cambiaba el pañal, antes de ponerle el seco llevaba al bebé encima del inodoro. Esto lo hacía para que el niño, desde bien pequeño, pudiera hacer la conexión psicológica entre el pañal y el inodoro. De este modo irá comprendiendo inconscientemente que están relacionados, ya que si bien el adulto entiende que el niño no está preparado para hacerlo independientemente todavía -por eso ofrece un pañal seco-, le seguirá brindando siempre esa oportunidad, para que cuando el niño esté preparado fisiológicamente sepa qué hacer. De este modo, la rutina y la constancia se establecen casi desde el nacimiento. En su caso, 2 de sus 3 hijos eran completamente independientes a los 18 meses.




Ahora está en ti determinar qué método es el mejor para que tus hijos aprendan a ir al baño sólitos. ¿Cuál de las dos opciones te han parecido mejor y por qué? Si pasaste por este proceso, cuéntanos cómo fue tu experiencia, ya que seguro muchos padres van a agradecerles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos

Blog Archive