viernes, 11 de marzo de 2016

SUPERA LA SOBRECARGA EMOCIONAL CON ESTOS TIPS



Estrés en exceso, cansancio, agotamiento, sensación de no querer hacer nada y huir del mundo. Esto es el síndrome de Burnout. 


Tensión al interactuar con otras personas, una fase avanzada de estrés laboral, desgana, frustración, desilusión, dificultad para integrarse adecuadamente al entorno laboral, agotamiento emocional, falta de realización personal baja autoestima personal, son algunos de los síntomas que manifiestan las personas afectadas por el síndrome de Burnout o el "síndrome de estar quemado" como se conoce popularmente. 

Se trata de un síndrome clínico descrito en 1974 por Freudemberg, psiquiatra, quién observó que al año de trabajar, la mayoría de las personas sufría una progresiva pérdida de energía, hasta llegar al agotamiento y la depresión, así como desmotivación en su trabajo. Al mismo tiempo la psicóloga social Cristina Maslach estudió las respuestas emocionales de los profesionales y los calificó de "sobrecarga emocional" o síndrome del Burnout o quemado. 


Este síndrome acumula respuestas a situaciones de estrés que provocan tensión al interactuar con otras personas,
 puede llegar a causar incapacidad total para volver a trabajar. Los profesionales más afectados con este síndrome son los médicos, pero todos los demás pueden ser víctimas ya que los cambios de horario, las largas jornadas de trabajo, el involucrarse en los problemas de las otras personas, la falta de tiempo, afecta a gran cantidad de personas en distintos trabajos. 

Algunos de los síntomas que podemos destacar son:



Agotamiento emocional disminución y pérdida de recursos emocionales, la persona se vuelve menos sensible con las demás personas y muy duro consigo mismo. 



Despersonalización o deshumanización, consistente en el desarrollo de actitudes negativas, de insensibilidad y de cinismo hacia las personas. Falta de realización personal, con tendencias a evaluar el propio trabajo de forma negativa, siente insuficiencia profesional y baja autoestima personal. 


Síntomas físicos de estrés, como cansancio y malestar general. En cuanto a las manifestaciones físicas puedes identificas: dolor de cabeza, insomnio, alteraciones gastrointestinales, taquicardia, sudoración, caída del cabello, entre otros. 



Entre las manifestaciones de conducta observamos: 



Predominio de conductas adictivas y esquivas, consumo significativo de café, alcohol, fármacos y drogas ilegales, ausentismo laboral, bajo rendimiento personal, distanciamiento afectivo, frecuentes conflictos interpersonales en el ámbito del trabajo y dentro de la propia familia. 

También debemos observar algunas manifestaciones mentales o psicológicas: Sentimientos de vacío, agotamiento, fracaso, impotencia, baja autoestima y pobre realización personal. Es frecuente apreciar nerviosismo, inquietud, dificultad para la concentración y una baja tolerancia a la frustración. 


Puedes tomar en cuenta algunos tips para prevenir llegar al extremo de sentirte quemado: 



Proceso personal de adaptación de expectativas a la realidad cotidiana, debes ser realista. Apúntate en procesos académicos de formación en manejo de emociones, esto ayudará mucho. Aprende a equilibrar tiempos en las áreas vitales: familia, amigos, aficiones, descanso, trabajo. Contribuye a fomentar una buena atmósfera de equipo en todas las actividades que desempeñes a diario. Lleva una agenda y no programes más de lo que puedes cumplir. Apóyate en los compañeros de trabajo. Trabaja el tiempo necesario y optimiza los tiempos. Comunícate de manera asertiva con los demás. 

Si te identificas con algo de esto, ten cuidado, el estrés y la depresión son enemigos silenciosos que atacan muy acertadamente en nuestros puntos débiles y nos anulan de nuestro día a día, que es donde debemos estar activamente aportando con una actitud sana, positiva y feliz. 

Sonríe siempre. 


1 comentario:

  1. Gracias, es necesario cuidarnos, aprovechar y utilizar esta herramienta... asi que activarse!!!

    ResponderEliminar

Popular Consejos

Blog Archive