martes, 13 de octubre de 2015

EL ARCANO IV EL EMPERADOR- CAMINOS DE CONOCIMIENTO

EL EMPERADOR 



EL EMPERADOR El Emperador representa el liderazgo y la autodeterminación. Nos muestra cómo desarrollar esas cualidades en la vida.





El Emperador nos enseña a evolucionar a través de nuestro poder personal. Nos insta a no confiar en los demás y a seguir nuestros instintos e impulsos. No hemos de permitir, bajo ninguna circunstancia, que los demás nos dominen o manipulen. Debemos guardarnos de ceder con excesiva rapidez o facilidad en situaciones conflictivas con otras personas. Las principales áreas que se han de trabajar son la confianza en uno mismo y la independencia. Alcanzaremos la felicidad cuando aprendamos a valorar nuestras opiniones y a defendernos.

Que aparezca en la tirada de Cartas es generalmente positivo, pues nos habla de alguien que ha sabido hacer las cosas correctamente, que se mantiene en su sitio, que está seguro de sí mismo y no teme actuar y que, sobre todo, es capaz de conseguir lo que se propone de la mejor maneras posibles.

Este arcano está representado por un emperador, un hombre sentado en un trono y vestido lujosamente. Tiene una edad intermedia, es barbudo, tiene un cetro en la mano derecha (símbolo de la tierra), tiene las piernas cruzadas, la mano izquierda libre y está en actitud contemplativa. La hierba a sus pies significa productividad. 

Representa: El poder terrenal y temporal, lo material, que el hombre con sus conocimientos puede utilizar para sacar beneficios materiales. Representa también la estabilidad, la posición social de lo que se ha conseguido, la solidez de lo adquirido, fortuna, bienestar, placer material. El emperador representa poder y autoridad, estrategias y pensar a largo plazo. Hace hincapié en la estructura y la estabilidad, y podrá instar a tomar el control de una situación y actuar con responsabilidad. Él se mueve por lo concreto y lo tangible.

Le asocian con Aries, con el planeta Júpiter (bienestar, fortuna, placer material), la letra hebrea Daleth y el número 4. También al elemento Tierra y a la estación del Otoño.
En numerología representa al número 4 : (2+2) la doble dualidad, la doble dialéctica, la base del mundo.

Esta carta, también tiene un doble significado. En las lecturas, se nos muestra la fuerte relación que tenemos con la figura del padre, ya que adquiere la imagen de protector y patrón. También puede indicarnos que un amor estable, formal y duradero, según las normas legales aceptadas.










El emperador simboliza el deseo de control sobre el entorno, y su aparición en una lectura a menudo sugiere que tiene que aceptar que algunas cosas no pueden ser controlables, y otras no podrán beneficiarse de ser controladas.

Mientras que la Emperatriz es el principio femenino, el Emperador es el masculino. La mayoría de los individuos se relacionan con esta carta de la misma manera en que se relacionan con su propio padre y simboliza una influencia poderosa, generalmente de naturaleza masculina. Esto también puede incluir conceptos en la vida que han sido considerados históricamente masculinos, como el liderazgo y autoridad, auto-disciplina y la estabilidad a través del poder de la acción. Sus influencias positivas sugieren que podemos estar en el camino de una promoción o avance, pero también puede ser neutral. Usualmente es el compañero de aquellos destinados a asumir una mayor responsabilidad, puede presagiar cambios o pérdidas que requieren que des un paso adelante para asumir una mayor carga a la que ya tenías en el pasado. Cualquiera sea el ímpetu del cambio, indica que puedes poseer una fuerza interior fuera de lo común que te obligará a actuar y liderar.

El número del Emperador es el Cuatro, que representa la solidez; cuatro puntos cardinales, cuatro estaciones del año, cuatro paredes del Templo, etc., el cuatro es generalmente asociado con un ciclo entero y completo, y de hecho, un ciclo se concreta desde El Mago (1) hasta El Emperador (4).

El Emperador correspondería al arquetipo de la cuaternidad que, por así decirlo, se presenta universalmente. Es la premisa lógica de todo juicio de totalidad. Si se quiere llegar a un juicio de este tipo, éste debe tener un aspecto cuádruple. Cuando, por ejemplo, se quiere caracterizar la totalidad del horizonte, se nombran los cuatro puntos cardinales. Hay siempre cuatro elementos, cuatro cualidades primitivas, cuatro colores, cuatro casas en la India, cuatro caminos en el sentido de evolución espiritual en el budismo. Por ello también hay cuatro aspectos psicológicos de la orientación psíquica. Debemos tener, como orientación, una función que compruebe que hay algo (sensibilidad), una segunda que verifique qué es esto (pensamiento), una tercera función que diga si esto se adecúa o no, si se quiere admitir o no (sentimiento) y una cuarta que indique de dónde viene y adónde va (intuición). Más allá de ahí no se puede decir nada...

La perfección ideal es lo redondo, el círculo (mándala), pero su escala mínima es la cuadratura.

Para él, la acción es el objetivo de la inteligencia y la Sabiduría no serviría de nada, si no se aliase a la Fuerza: por su unión, su energía penetra en el interior de este mundo, el cual soberanea él indiscutiblemente.
Otro símbolo de esta concentración está en la posición de las piernas, cruzadas, para defenderse contra las malas influencias y, al mismo tiempo, para retener las fuerzas favorables. <<Este cuarto arcano  mayor, llamado también la Piedra Cúbica, representa el gobierno, la protección, el trabajo constructivo e inteligente, la solidez, el consejo, la tradición, la autoridad o, en un sentido desfavorable, la oposición tenaz, el empecinamiento hostil, la tiranía, el absolutismo. Corresponde a la cuarta casa horoscópica. Los triángulos que lleva sobre la cabeza simbolizan las dimensiones del espacio, es decir, una soberanía universal. El color rojo dominante evoca al fuego, la actividad transformante y victoriosa.
.
 


El significado fundamental de la Clave 4 es la Razón y el Emperador es quién vigila y controla. Esta es la función básica de la razón, porque a través de ella supervisamos y controlamos nuestras actividades diarias. La Visión está también atribuida a esta carta y tiene una cercana conexión con la facultad de la razón, cuando consideramos la razón como “discernimiento“, o visión mental. La Vista física también está representada en esta Clave, y el color naranja al fondo es simbólico del Sol, causa de la luz por cuyo medio estamos también en capacidad de ver.

La montaña representa la actividad ígnea de Marte y Aries, los cuales están atribuidos a esta Clave. Aries también está simbolizado por la cabeza de carnero sobre los hombros y sobre el trono, y Marte por la armadura de acero con la cual está cubierto el Emperador. Las doce puntas que ornamentan el yelmo son también astrológicas.
El globo es un símbolo convencional de dominio. Este globo y la cruz, como el círculo y la Tau del centro, simbolizan las potencias masculina y femenina de la energía mental radiante, o FUERZA DE VIDA.
Las faldillas púrpura sobre la armadura indican su gobierno, pues el púrpura es el color de la realeza


El Emperador es frecuentemente asociado con dioses y reyes míticos como Zeus (Tarot Místico), Ull (Tarot Vikingo), el Rey Minos, el Rey Uther Pendragon del ciclo artúrico ó Aragorn en El Señor de los Anillos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos

Blog Archive