miércoles, 24 de junio de 2015

¿TIENES QUE IRTE A TRABAJAR Y NO SABES COMO HACER PARA QUE TU BEBE AGARRE EL BIBERÓN? LEE AQUÍ



Es común que un bebé que ha tomado pecho de manera exclusiva durante los primeros meses se resista a tomar el biberón. Si necesitas alimentar a tu bebé con biberón los siguientes consejos te pueden ayudar:

Deja que sea otra persona quien le dé el biberón. Tu bebé se sentirá menos confuso si no se lo das tú misma porque quizás se pregunte por qué no le ofreces el seno. Por eso, es recomendable que le pidas a alguien — tu madre, tu pareja, la niñera o una amiga— que haga esa primera introducción.

Procura no estar en casa. Los bebés pueden oler a la madre a una distancia de al menos 20 pies (6 metros) así que será mejor que salgas de la casa antes de que otra persona alimente a tu bebé.

Calienta la mamila y deja que juegue con ella. Calienta un poco la mamila (tetina) con agua templada o incluso con leche materna, para que le resulte más atractiva. Deja que tu nene juegue o muerda la mamila para que se familiarice con ella. También te podría ayudar comprarle una mamila similar a un chupón (chupete) que le guste a tu bebé, en caso de que use uno.

No esperes a que tenga hambre. Ofrécele a tu bebé el biberón un poco antes de la hora en la que habitualmente le das de comer. Será más fácil que lo alimentes cuando tiene hambre y está tranquilo. Si te esperas a que tenga mucha hambre quizás esté enojado o frustrado.

Prueba diferentes posiciones y distrae a tu bebé. Trata de sujetar a tu bebé en una postura semierguida, poniéndote frente a él en lugar de la posición que usas cuando lo amamantas. Eso le ayudará a no crear expectativas de que le vas a dar pecho. Algunos bebés aceptan mejor el biberón cuando están distraídos. Trata de cantarle o hablarle mientras lo alimentas.

Usa un vasito. Si todos tus intentos de darle el biberón fracasan, prueba con un vasito entrenador o un vaso regular. Por supuesto, enseñarle a tu pequeño a beber de un vaso lleva tiempo. A menos que emplees un vasito con tapa y boquilla, tendrás que ayudarle a tu niño a beber y estar preparada para limpiar los inevitables derrames. Sujétalo en posición erguida apoyado en tu brazo y acerca el vaso a su boca, inclinándolo lentamente y con cuidado.


Sé paciente e inténtalo de nuevo. Si el bebé llora y no quiere el biberón, no lo fuerces y cálmalo. Lluego, prueba otra vez. Lo último que deseas es una batalla. Si has probado tres veces y ha rehusado las tres, desiste. No trates de darle el pecho inmediatamente. Espera unos cinco o 10 minutos y haz algo distinto para que no asocie su negativa a tomar el biberón con la gratificación inmediata de recibir el pecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos