domingo, 31 de mayo de 2015

¿COMO LIMPIAR LA NARIZ DE TU BEBE?



Cuando tu bebé esté resfriado o tenga la nariz tapada, puedes utilizar una pera de goma para aspirarle la mucosidad. Limpiarle la nariz cuando esté tapada probablemente le permita respirar, comer y dormir con mayor facilidad.

Además de la pera de goma, necesitarás gotas salinas para humedecer y ablandar la mucosidad de la nariz de tu pequeño antes de que intentes aspirársela. Puedes comprar gotas de solución salina en la farmacia o prepararlas fácilmente en tu casa disolviendo un 1/4 de cucharadita de sal en 8 onzas (un vaso grande) de agua tibia.

Prepara solución fresca todos los días y guárdala en un recipiente de vidrio limpio y cerrado. (Si el agua que consumes es de pozo, es buena idea que primero la hiervas para esterilizarla).

¿Cómo se usa la pera de goma?

A tu bebé seguramente no le va a gustar pero no es doloroso ni difícil de hacer. Es mejor que intentes el procedimiento antes de darle de comer y no después, ya que si la solución salina o la aspiración le producen náuseas será menos probable que vomite.

Comienza por recostar al bebé en tu regazo con su cabeza en tus rodillas y sus pies contra tu panza. Luego deja que su cabeza caiga ligeramente hacia atrás. Coloca una o dos gotas salinas en cada orificio nasal con un gotero (o si estás usando un atomizador de solución salina ponle una o dos aplicaciones) e intenta mantener la cabeza del bebé quieta durante unos diez segundos. Limpia siempre el gotero después de usarlo.
Aprieta la cabeza de la pera de goma para generar un vacío y luego introduce suavemente la punta de goma en uno de los orificios nasales. Suelta despacito la cabeza de la pera de goma para ir aspirando la mucosidad. Quita la punta de goma del orificio nasal y luego aprieta la cabeza con fuerza para expulsar la mucosidad en un pañuelo de papel. Limpia la pera de goma y repite el procedimiento con el otro orificio nasal.

Si tu bebé sigue congestionado después de unos cinco a diez minutos, aplica gotas nuevamente y vuelve a aspirar. Sin embargo, no aspires la nariz de tu bebé más de dos o tres veces por día porque podrías irritar sus paredes. Y no utilices las gotas salinas durante más de cuatro días consecutivos porque, con el tiempo, podrían resecar su nariz y empeorar la situación.
Ten en cuenta que este proceso debe realizarse con delicadeza. Si tu bebé opone mucha resistencia y terminas aspirando muy fuerte, sus tejidos nasales podrían inflamarse, lo que quizás empeoraría la congestión. Si tu bebé se resiste demasiado, déjalo tranquilo por un rato y vuelve a intentarlo más tarde.

¿Cómo hago para limpiar la pera de goma?

Límpiala bien con agua tibia y jabón después de cada uso. Aprieta la pera mientras la punta se encuentre sumergida en el agua con jabón para limpiarla también por dentro. (Agita el agua con jabón que esté adentro de la pera antes de vaciarla).


Enjuaga bien la pera de goma repitiendo el proceso varias veces pero solo con agua tibia. Coloca la pera de goma en un vaso, con la punta hacia abajo, para que se seque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos