viernes, 3 de julio de 2015

AYUDA A RECUPERAR TU FIGURA DESPUÉS DEL PARTO

Muchas mamás se llevan una tremenda sorpresa al ver cómo les quedó el abdomen después del parto. Si este es tu caso, no te preocupes porque mientras te deshaces de esa pancita, la puedes ocultar eligiendo la moda adecuada.

Las especialistas en moda Alison Deyette, Amy Tara Koch y Leka Dobbs te ofrecen 10 útiles consejos para lucir 10 libras (4.5 kilos) menos, después del nacimiento. Te explican formas fáciles de sacarle provecho a la ropa que ya tienes en tu armario. Además te brindan sutiles trucos a los que puedes recurrir incluso después de haber recuperado tu figura.

1. Haz algo de magia negra

Como ya sabrás, ¡el negro es mágico! La ropa oscura crea la ilusión de tersura, lo que te ayudará a disimular esas llantitas alrededor de tu abdomen, o tal vez esas caderas que se ensancharon después del parto. Además si eliges vestirte de negro de pies a cabeza, añadirás la ilusión de más altura.

Trata de añadir accesorios alegres a tu atuendo oscuro como una bufanda estampada, un collar grande, zapatos decorados con piedras brillantes, o un bolso fabuloso. También podrías usar un suéter oscuro, que tenga buena caída, sobre una blusa de color claro con pantalones o mallas (leggins en inglés). Si el negro clásico no te agrada, prueba otros colores oscuros como el chocolate, azul marino o gris. Todos ellos funcionarán muy bien.

2. Hazte amiga de la costurera o el sastre

Primero que nada tienes que asegurarte que la ropa que tienes te quede bien ahora (y no en unos meses cuando tienes pensado bajar 10 libras). Y como es muy costoso comprar prendas nuevas, es recomendable que busques un sastre o una costurera. Ellos te pueden arreglar la ropa para que te queden bien.
Considera algunos de los siguientes trucos: ajusta los pantalones que te queden grandes y agrega paneles laterales removibles a las prendas de antes de tu embarazo (sobre todo a los jeans) que no te quedan.

La mayoría de los ajustes son reversibles, las costuras pueden ajustarse para hacer la prenda más grande o más pequeña, y los paneles elásticos se pueden agregar o quitar — así que no echarás a perder tu ropa.

3. Usa accesorios

Ahora es el mejor momento de echarle un vistazo a tu joyero y a tu colección de bufandas. Ponerte varios collares largos o colocar una bufanda larga y delgada sobre tus hombros, añade verticalidad a tu cuerpo y distrae la atención de las partes de tu cuerpo que quieres ocultar.

La gente estará demasiado ocupada alabando tus hermosos aretes o tu fabuloso collar, como para notar los kilitos adicionales que te quedaron después de dar a luz.

4. Evita los adornos exagerados

Evita los adornos adicionales, sobre todo en la parte inferior de tu cuerpo. Cosas como bolsillos con cubierta en la ropa, pantalones tipo cargo y botones decorativos agregan una dimensión indeseada a tu trasero. En vez de eso, usa pantalones con bolsillos clásicos de tamaño mediano que estén centrados en tus pompis.

En cuanto a las blusas, evita las que tienen demasiados olanes o pliegues. Elige las que tengan una silueta sencilla, limpia y estén muy poco adornadas.

5. Perfecciona el dobladillo de tus pantalones

Sé una perfeccionista cuando se trate del dobladillo de tus pantalones. Para crear la ilusión de unas piernas muy largas, asegúrate de que el dobladillo esté a una o dos pulgadas (de 2.5 cm a 5 cm) del piso. Lo ideal es que esté justo en medio del tacón de tu zapato. Ponerte unos pantalones con el dobladillo perfectamente bien hecho con zapatos de tacón bajo, ligeramente puntiagudos (no redondos, lo cual puede hacer que tus piernas parezcan cortas) hace que tu figura luzca más larga y delgada.


Si te encantan los zapatos bajos, haz que el dobladillo de tus pantalones quede a una pulgada del piso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos