jueves, 16 de abril de 2015

REBAJA CON AGUA DE BERENJENA Y LIMÓN











La berenjena tiene poderosas propiedades curativas, antibacterianas y antivirales. Contiene fitonutrientes que ayudan a eliminar los radicales libres del cuerpo, que son los encargados de dañar las células de nuestro organismo y causar enfermedades.También es un excelente diurético, antioxidante, que aporta muchos minerales al organismo.


La berenjena es una verdura que crece en viñedos, y es originaria de la india, por lo que crece en climas secos y cálidos. Este fruto lo encontramos colgando de unas plantas parecidas a las tomateras, y puede alcanzar entre los 5 y 30 centímetros de largo. La podemos encontrar en varias formas, tamaños y variedades. Tienen una piel de color púrpura brillante, debido al gran contenido de antocianinas que contiene, la carne de color crema con una textura ligeramente amarga y esponjosa.


El limón es  bueno  para la sed, pero mucho mejor para el organismo, que ve como enseguida empiezan a surtir efecto sus numerosas propiedades. Como todo el mundo sabe, el limón es rico en vitamina C, lo cual de por sí ya es sinónimo de defensas fuertes y escudo contra catarros y gripes. Pero lo que hace único al limón es su capacidad de neutralizar y eliminar las toxinas de nuestro organismo. Es, por tanto, un gran disolvente de sustancias tóxicas y magnífico depurativo.



AGUA DE BERENJENA Y LIMÓN

INGREDIENTES

Una berenjena de un tamaño mediano. Si es de cultivo orgánico mucho mejor, sabremos que es más natural y que dispone de menos pesticidas.
Un limón también de tamaño medio, no excesivamente maduro.
Un litro de agua.
Una jarra amplia de cristal.

PREPARACIÓN: 


Lo primero que haremos es limpiar bien la berenjena. Para ello, la lavaremos con un poco de vinagre de manzana y un poquitín de bicarbonato. De este modo se eliminan todo tipo de tóxicos y posibles restos de pesticidas de la berenjena. Por último la escurrimos con agua.

Ahora cortamos la berenjena a láminas. Más o menos de un centímetro y medio de grosor (piel incluida).
Excelente, el siguiente paso va a ser introducirla dentro de la jarra de cristal, poniendo una lámina dentro de otra, para después, dejar caer el litro de agua.

Ahora obtenemos el jugo del limón. Una vez listo lo añadimos a nuestra jarra. Lo remueves todo bien con una cuchara larga y lo llevamos al refrigerador.

Este preparado habrá de pasar toda una noche en el refrigerador, de ese modo la berenjena irá sacando su jugo con todas sus propiedades. Estas además quedarán mucho más potenciadas gracias al limón, quien le dotará también de un sabor mucho más agradable.


Esta agua de limón y berenjenas la iremos tomando durante todo el día. Pasamos a darte un ejemplo sencillo de un día de dieta para que te hagas una sencilla idea:

Desayuno: Un vaso de agua de berenjena con limón. una taza con avena y una manzana.

Almuerzo: Un vaso de agua de berenjena y limón antes de comer. Una ensalada con espinacas, nueces, queso bajo en grasas, con trocitos de piña. Una pechuga de pollo al horno con un chorrito de limón.

Media tarde: un vaso de agua de berenjena con limón.

Cena: un vaso de agua de berenjenas antes de cenar. Unas alcachofas  hervidas con un chorrito de aceite de oliva y vinagre. Una ensalada de canónigos, lechuga picadita, tomate cherry, papaya, nueces con aceite de oliva y un chorrito de jugo de limón.

Como ves con este sencillo ejemplo, nos hemos bebido el litro de agua de jugo de berenjenas y limón. Si lo tomamos antes de las comidas actuará no solo como efecto saciante, sino que al llegar antes a nuestro estómago nos ayudará a digerir mejor las grasas, a eliminarlas, nos permitirá hacer una mejor digestión e ir depurando el organismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular Consejos